Cuenta magdalenas de Learning Resources.

Hoy os enseño uno de los materiales que nos ha llegado de Infanity, y que nos ha enamorado. Lo tiene todo, es bonito, llamativo, educativo y con un montón de posibilidades. Además és un material a un precio razonable, y que tiene mucho recorrido ya que se puede adaptar a las diferentes etapas de los peques, vaya totalmente recomendable ¿Queréis saber más?

La marca

El cuenta magdalenas es un juego de la marca Learning Resources. Conocí esta marca en un viaje al extranjero y fue amor a primera vista. Es una marca con una gran variedad de juguetes y materiales educativos muy atractivos: sus colores, su originalidad, su presentación… todo está pensado y cuidado para atrapar a los peques, ofreciéndoles un ambiente de aprendizaje ameno y divertido ¿quién se puede resistir a aprender así?

Es una marca que no está demasiado extendida en nuestro país y que básicamente solo se encuentra en tiendas especializadas en equipamiento y material didáctico, como Infanity. Desde luego os invito a echar un vistazo en su web a todo el material de esta marca, nosotros tenemos varias cosas y nos encantan, y al resto de juegos y material educativo que tienen, os encantará.

El material

Cuando abrimos el cuenta magdalenas encontramos 60 pequeñas magdalenas de plástico de gran calidad en 6 brillantes colores, un molde para magdalenas con 6 compartimentos, 12 tarjetas de conteo, un dado numérico y otro de colores y unas pinzas de cuchara (como las que encontramos en su set de motricidad fina).

No me digáis que no es una material que por si solo ya invita a jugar con él.

Además como la mayoría de productos de esta marca junto al juego vienen algunas propuestas didácticas.

La única pequeña pega que le saco es que las tarjetas vienen a doble cara, encontramos por un lado los números del 0 al 10 (con dos 5) y por el otro los 6 colores y cuatro tarjetas combinadas. Hubiera agradecido poder contar con las tarjetas de los números y de los colores por separado para hacer combinaciones, aún así es algo sencillo de arreglar.

¿Le sacamos más jugo?

Como ya os he comentado al principio, este material tiene mucho recorrido ya que por sus características no solo nos permite trabajar conceptos matemáticos de conteo, si no que podemos ir mucho más allá: trabajar los colores, la motricidad fina y la parte más sensorial, los agrupamientos, la clasificación, el razonamiento lógico y por supuesto, el juego libre.

1. En las primeras edades

Es un material recomendado a partir de los 3 años. Las magdalenas tienen un tamaño pequeño pero, bajo supervisión, se podrían usar perfectamente a partir de los 2 añitos. Los peques alrededor de esta edad entran en una etapa donde el orden cobra una gran importancia y materiales de este tipo les suelen gustar para organizar y ordenar sus elementos. Este interés atiende a su necesidad de empezar a organizarse internamente, algo importante para la adquisición presente y futura de aprendizajes. Veréis que si les dejáis el material sin más, empezaran a meter y sacar en los huecos del molde, a poner en fila, a separar y agrupar… la experimentación libre es la base de todo aprendizaje en esta etapa.

También es un material muy útil para empezar a trabajar de manera natural los colores nombrándolos mientras jugáis con ellos e incluso para plantearles propuestas de clasificación sencillas.

Personalmente ya sabéis que soy muy fan de las propuestas sensoriales y manipulativas en estas edades así que no podría faltar alguna propuesta de este tipo, ¿a quien no le entran ganas de jugar con algo así?

Hay recipientes, hay herramientas, hay color… el material nos pedía a gritos presentárselo de esta manera al peque y os aseguro que fue todo un éxito. Sin darle ninguna indicación él fue cogiendo las magdalenas con la pinza, las colocó en el molde por colores, las fue contando cuando las ponía, acabó de rellenar con el arroz (usando la pinza) los espacios que quedaban en el molde porque según él preparaba magdalenas… vaya, un ejemplo perfecto de lo que pasa cuando nuestros peques se encuentran ante propuestas llamativas y materiales interesantes, que aprenden solos mientras juegan y experimentan.

2. Segundo ciclo de Educación Infantil

En esta etapa los peques descubren el mundo de los números, y materiales manipulativos de conteo como este, les ofrecen la posibilidad de hacer tangible un concepto bastante abstracto para ellos. Cuando empiezan a contar hay una etapa en la que contar cosas es una necesidad, y tener un conjunto de elementos de este tipo invita ello.

En esta etapa podemos empezar también a hacer propuestas de correspondencia cantidad-grafía. Si presentas el material así, no necesitaran más explicaciones.

Además el uso de la pinza les ayuda a trabajar la musculatura de la mano, la motricidad fina y la coordinació oculo-manual, preparándolos mediante el juego para algo tan importante como la escritura.

Los dados que trae el juego son muy llamativos y nos ofrecen muchas posibilidades. Algo tan sencillo como tirar los dos dados y buscar las magdalenas correspondientes ayudará a los peques a trabajar el conteo, la atención y la discriminación de colores.

Si le echamos un poco más de imaginación, estas pequeñas magdalenas de colores son ideales para hacer propuestas de pre-escritura y comenzar a trabajar las letras de manera divertida y llamativa. ¿cómo? basta con hacer unos trazos de colores que los peques tendrán que ir cubriendo con las piezas. Esto mismo se puede hacer con letras y números, en casa estuvimos bastante rato con una cosa tan sencilla, mirad un par de ejemplos.

3. Cursos iniciales de primaria

Las mini magdalenas no son otra cosa que contadores, así que las propuestas que podemos hacer con ellas son infinitas.

Es un material ideal para trabajar las sumas y restas de manera manipulativa, ya sea como material de apoyo para realizar las operaciones o mediantes juegos usando los dados que trae el propio juego.

El hecho de que vengan 10 magdalenas de cada color nos permite también trabajar la decena, elemento en el que se basa nuestro sistema numérico. Uno de los conceptos más importantes de las bases del cálculo mental es dominar la descomposición del 10, esto ayuda mucho a realizar en el futuro cálculos más complejos de manera más ágil.

Usando las magdalenas y el molde podemos proponer a los peques resolver un problema con operaciones interdependientes. Se les presenta el molde y números de la siguiente manera:

Se pueden colocar los números como se quiera solo hay que comprobar que los 3 de abajo suman lo mismo que los dos del lateral. Los peques deben ir colocando las magdalenas de manera que se cumplan los resultados de los números haciendo las sumas de cada columna y fila. Es una actividad interesante porque no es un problema de solución única sino que ofrece múltiples soluciones. Este tipo de actividades abiertas son mucho más ricas en sus procesos de resolución que en las que buscamos una respuesta única. ¿Qué solución se os ocurre a vosotros? Yo os dejo estas 4 pero no son las únicas 😉

Series, actividades de atención y orientación espacial copiando patrones, juego libre… hay muchas propuestas que podemos plantear

4. Resto de cursos de primaria

Aunque sea un material que a priori este pensado para trabajar los primeros conceptos matemáticos podemos estirar su uso para trabajar conceptos más complejos como la multiplicación o la división.

De esta forma podemos introducir el concepto de la multiplicación como suma de grupos de iguales o el de división como reparto en grupos utilizando las magdalenas. Visual y sencillo.

También nos puede ayudar para resolver problemas matemáticos de forma manipulativa o para que los niños puedan comprobar sus respuestas.

Un material interesante ¿Verdad? En casa nos ha encantado y ¿queréis saber una cosa? No será el único juego de esta marca que os enseñaremos, y os adelanto que se trata de otra maravilla, así que estad atentos.

Si queréis echarle un vistazo al juego podéis hacerlo aquí (link afiliado)

Muévete

Si algo vamos a echar de menos estos días muchos de nosotros va a ser la posibilidad de poder movernos. Algunos tenéis patios o jardines, y ¡cómo os envidio! pero otros nos tenemos que conformar con el espacio de casa, y moverse entre cuatro paredes es complicado.

Nuestro peques necesitan más si cabe moverse: correr, saltar, trepar… para ellos es algo básico y muy necesario. Estos días sin calle, sin parque, sin poder salir al campo o a pasear vamos a tener complicado poder cubrir sus necesidades en este sentido pero hay cositas que podemos y que debemos hacer.

Para empezar tenemos que tener claro que esta situación es extraordinaria y que por tanto lo que los peques van a poder hacer o no en casa también debe de reconsiderarse. Correr por el pasillo, jugar a pelota o montar en bici dentro de casa, saltar en el sofá o en la cama o subirse a los muebles son cosas que algunos quizá no tenían permitido pero que ahora van a tener que poder hacer (a no ser que tengáis un espacio exterior bien acondicionado donde puedan moverse bien)

Hoy os dejo por aquí un juego que hemos hecho esta mañana. Son una serie de tarjetas de diferentes colores para jugar a movernos. La idea es que cojáis un dado (o lo hagáis) y lo marquéis con los tres colores (dos caras de cada color). El jugador que le toque tira el dado, levanta una tarjeta del color que le salga y hace lo que le haya tocado.

Hay tres categorías de colores:

  • Verde: Las tarjetas verdes indican maneras de desplazarse inspiradas en el desplazamiento de un animal. Por ejemplo: saltar como un rana. Es ideal que esta acción la hagamos en un pasillo para que el peque (o adulto) pueda hacer un desplazamiento medianamente largo.
  • Amarillo: Son tarjetas en las que se nos pide que imitemos los movimientos que se hace en algún deporte.
  • Azul: Las tarjetas azules indican postura a imitar. Son posturas similares a las del yoga, en la que sobretodo se trabaja el equilibrio y la consciencia corporal.

Nosotros hemos probado el juego esta mañana, nos hemos divertido, al peque le ha encantado y ha acabado agotado jajaja así que… ¡objetivo cumplido!

Os podéis descargar las tarjetas aquí:

“Re-jugamos” el juego Chalking Sumouse 🐭 de Wodibow

Hoy os enseñamos el Chalking Sumouse, un juego educativo para trabajar las matemáticas de la marca Wodibow.

Wodibow es una marca española que fabrica juguetes de madera con un diseño moderno y muy cuidado, son pequeñas obras de arte pensadas para que nuestros peques dejen volar su imaginación, desplieguen su creatividad y se diviertan aprendiendo.

En concreto, el Chalking Sumouse es un juego para trabajar conceptos matemáticos básicos como la suma y la resta. El juego se compone de 30 ratoncitos de 3 colores diferentes y 5 piezas de madera tipo puzle que funcionan como pizarra y que nos permiten montar un tablero en el que poder escribir con unas tizas que también vienen incluidas. La idea del juego es simple, usar los ratoncitos para realizar de forma manipulativa operaciones sencillas de hasta 3 cifras. Cada color de ratón representa un valor posicional: unidades, decenas y centenas. El tablero nos ofrece la posibilidad de ordenar visualmente los ratones y escribir las cifras que representan los diferentes valores así como los algoritmos de las operaciones. Es un material muy interesante para trabajar las operaciones básicas en niveles iniciales.

En el juego se incluye una pequeña guía de utilización en la que se explica el material y las propuestas para usarlo.

Cómo ya sabéis a nosotros nos gusta sacarle jugo a este tipo de juegos así que a continuación os dejo propuestas para empezar a trabajar con él a partir de los 2 años y hasta aproximadamente los 9.

Primeras etapas.

Clasificar colores. Puede parecer básico pero sobre los dos años todo lo relacionado con clasificar les llama mucho la atención. Vamos a aprovechar los diferentes colores de los ratones para jugar con los más pequeños a discriminar y clasificar según esta variable.

Seguir trazos. Podemos dibujar en el tablero trazos que los peques tendrán que seguir colocando los ratoncitos del color correspondiente.

Otra propuesta para trabajar aspectos de preescritura de este estilo sería dibujar un trazo y tener que seguirlo con el ratoncito colocándole un trocito de tela o papel debajo para que vaya borrando la tiza a medida que pasa por encima.

Primeros conceptos matemáticos

Asociación número-cantidad. Aprovecharemos cada pieza del tablero para escribir con las tizas un número. Los peques tendrán que poner en cada pieza la cantidad de ratones indicada.

Ordenar números. Podemos escribir en cada pieza del tablero un número y pedir al niño que monte el puzle ordenándolos según nuestras indicaciones. También se podría hacer poniendo ratoncitos en lugar de escribiendo la cifra.

Más adelante

Descomposición de número en unidades, decenas y centenas. Para entender nuestro sistema numérico decimal, los peques deben entender que las cifras tiene un valor posicional, es decir, su valor numérico dependerá de la posición en la que se encuentran dentro de la cifra. Una vez hemos hecho un trabajo previo con algún otro material manipulativos podemos utilizar nuestros ratoncitos para analizar y formar cifras.

Trabajo manipulativo de la multiplicación. Antes de que los peques se inicien en el algoritmo de la multiplicación es importante que interioricen el concepto matemático. Para ello es importante utilizar elementos manipulativos que les permitan entender lo que están calculando.

Inicio a la división: repartos. Al igual que con la multiplicacion antes de empezar a trabajar con los peques el concepto de división es importante familiarizarlos con anterioridad con el concepto de repartir. Le daremos al niño una cantidad concreta de ratones que tendrá que repartir en partes iguales según el número de piezas del tablero que le demos. Posteriormente se puede mantener una conversación con el niño que le permitan ir interiorizando la lógica de la división “vale osea que si repartimos 6 ratones en 3 grupos, cada grupo tiene 2 ratones”

En conclusión

Es un juego genial para trabajar las sumas y restas como se propone pero además es un material estupendo que podemos adaptar para trabajar a distintos niveles.

Estas son solo algunas propuestas pero los ratoncitos como contadores y las piezas de puzle pizarra nos ofrecen un montón de posibilidades para sacarle el máximo provecho.