Pintar en una bolsa

Hoy os compartimos esta sencilla manualidad que os gustará a grandes y pequeños. A los mayores porque es sencilla, rápida y limpia, y a los peques porque sensorialmente es chula y el resultado les sorprenderá.

¿Qué necesitamos?

El material es sencillo: una bolsa de congelar grande, un folio grueso (el nuestro es especial para acuarelas) papel de forrar libros y pinturas.

Pasos a seguir

Lo primero que tenemos que hacer es dibujar unas hojas en el forro de libros y cortarlas.

Cuando ya tenemos las que necesitamos las pegamos en la hoja de papel disponiendolas a nuestro gusto.

Después metemos la hoja dentro de la bolsa de congelar y añadimos unas gotas de pintura por toda la superficie. No hay que pasarse de pintura pero tampoco quedarse corto, sino no cubriremos toda la hoja que es lo que nos interesa.

¡Ahora viene lo más divertido! Ir aplastando la pintura y extendiéndola por el papel. Es importante asegurarnos de que todas la figuras que pegamos de forro queden bien rodeadas de pintura, sino después los dibujos no quedarán bien.

Después solo nos queda esperar a que la pintura se seque un poco (mejor si no está seca del todo ya que sino puede saltar algo) y despegar las hojas de forro que están pegadas. Aquí es donde se hace la magia y aparece nuestro diseño

¿Qué os parece? Es una actividad sencilla y el resultado muy vistoso. A nosotros nos ha encantado.

Anuncios

Juego de mesa diy

Hoy la tribu #losinventosdemama vuelve con el reto #lidmjuegodemesa

No ha sido un reto fácil porque por la edad del peque lo de los juegos de mesa resulta un poco complicado pero al final hemos ideado un juego sencillo y vistoso que podremos ir adaptando a lo largo del tiempo.

Para nuestro juego hemos usado goma y reutilizado unos tapones de plastico. El objetivo del juego al inicio es sencillo: conseguir formar el gusano con los colores que indica la tarjeta de juego. Para ello se reparte a cada jugador una tarjeta y una gusano vacío y se colocan todas las fichas de colores boca abajo. Cada jugador, por turnos, levantará una ficha, si la necesita para s gusano se la quedará y la colocará en su sitio, si no, la devolverá boca abajo a la mesa.

Como veis la dinámica del juego es sencilla, pero con él trabajamos la discriminación de colores, la atención, la memoria y la orientación espacial ¿Completo verdad?.

Cuando son un poco más mayores se puede plantear con más colores (nuestros gusanos tienen 4 espacios aunque por el momento solo usaremos 3), aumentar la dificultad anadiendo más jugadores, teniendo que encontrar parejas para poder coger el color que toque, añadiendo fichas que nos hagan cambiar nuestra tarjeta de juego o revolver las fichas en medio de la partida, o añadiendo cualquier adaptación que se os ocurra.

Por otro lado, si son más pequeños, con el material podemos jugar simplemente a formar los gusanos respetando la serie dada.

Las tarjetas por si solas también nos dan posibilidades de juego, por ejemplo, jugar a encontrar las dos tarjetas iguales entre varias diferentes. Os puedo asegurar que no es fácil y que requiere bastante atención.

¿Se os ocurren más propuestas con nuestro juego?

Si queréis ver más creaciones de mis compañeras de la tribu de #losinventosdamama no dudeos en visitar el hashtag #lidmjuegosdemesa seguro que podeis coger buenas ideas.

#10dias10juegos

Estos últimos días hemos estado compartiendo por Stories de Instagram algunos de nuestros juegos preferidos. @petjades_ nos invitó a participar en el reto #10dias10juegos en el que teníamos que publicar durante 10 días un juego diario sin nombre ni reseña.

Muchos me habéis ido preguntando por los juegos así que a parte del recopilatorio que hemos publicado hoy en Instagram aquí os dejo un poco de información más sobre cada juego. La verdad es que todos y cada uno de ellos merecen mucho la pena y os pueden dar ideas para regalitos en cumpleaños, Navidades o cualquier otro momento.

Día 1: Funny Faces de EurekaKids.

Es un juego muy chulo, recomendado a partir de los 3 añitos. Vienen 72 piezas magnéticas y tarjetas para hacer 14 personajes diferentes. La caja es un maletín y la misma tapa por dentro hace de pizarra magnética donde ir enganchando las diferentes piezas.

Nosotros lo usamos desde hace unos meses pero hemos quitado las piezas más pequeñitas y sufrido la rotura de varias piezas delicadas (gafas 😅). Al principio lo utilizábamos de manera libre para formar caras y al peque siempre le ha gustado mucho. Desde hace unas semanas usamos algunas de las tarjetas para copiar los modelos.

Día 2: Rainbow Pebbles de Edx Education

Uno de mis preferidos. Un juego ideal para trabajar un montón de cosas: discriminación de colores y tamaños , creatividad, orientación espacial, seriaciones, lógica, proporciones, juego libre, construcciones … También es un juego a partir de 3 años pero creo que a partir de los 2 se le puede empezar a sacar partido.

El juego contiene 36 piedras de colores (6 colores y 6 piezas de diferente tamaño por color) y 20 tarjetas con modelos para copiar.

Aún no lo hemos usado mucho pero tiene tantas posibilidades que seguro será un material que nos acompañe mucho tiempo.

Día 3: Puzle animal’s home de EurekaKids

Es uno de los juegos que compramos gracias al premio del sorteo que nos tocó de Eurekakids. Son 14 puzles de dos piezas de cartón muy resistentes, en el que hay que relacionar cada animal con el lugar en el que vive. Nos enamoraron las ilustraciones, ¿verdad que son preciosas?

Los puzles de este tipo son ideales para usar con los más peques, este es a partir de tres años pero en casa lo usamos sin problema desde hace tiempo así que yo creo que a partir de los 2 se puede usar. Además cuando son más mayores nos da la oportunidad de trabajar el tema de los hábitats.

Día 4: Puzle en capas la casita del árbol de Djeco

Ha sido uno de los regalos del último cumpleaños del peque, recomendado a partir de los 2 años. En casa nos gustan mucho los puzzles y este es precioso.

Es un puzle en tres niveles. En el primero hay que encajar los 3 animales que viven en el árbol, en el siguiente hay que colocar las tres grandes piezas que forman el interior de la casa y el último nivel son 5 piezas que forman la parte exterior del árbol. Los dibujos son preciosos y tiene muchos detalles.

Es un puzle genial, ideal por ser un poco más complejo que los puzles encajables que teníamos anteriormente pero siendo asequible para el peque.

Día 5: Juego de pesca de Janod


Ha sido uno de los últimos juegos que han llegado a casa, se lo regalaron al peque hace unas semanas. Ya sabéis que los juegos de pesca nos gustan, de hecho tenemos hasta una opción diy en nuestro perfil, y este es precioso.

Tiene 10 peces de madera con unos diseños muy chulos y dos cañas, además viene todo guardado en una caja pez de metal que es genial.

Los juegos de pesca ayudan a trabajar la coordinación óculo manual y el tener que usar la caña para coger los peces le añade un plus de complejidad.

Día 6: Baby Color de Goula

Un juego a partir de 2 años para trabajar los colores. Es una versión ideal para los más pequeños de los típicos juegos de chinchetas de colores, las piezas son de madera y tienen un buen tamaño.

Hace poquito que nos hemos hecho con la dinámica de este juego y hasta ahora a Pau le costaba un poco poner cada pieza en su color, parece sencillo pero está muy bien, tiene el punto de dificultad justa para esta edad. Además trae 6 dibujos diferentes ordenados por nivel de dificultad.

Día 7: Puzle magnético de personajes de Goula

Este juego magnético está recomendado a partir del año, cada personaje viene en dos partes que el niño ha de relacionar y juntar. Fue un de los regalos del primer cumpleaños del peque y aún lo sigue usando.

Vienen 6 personajes diferentes y las piezas están imantadas por lo que es muy fácil formar las figuras para los más pequeños. Las piezas son de madera y de un buen tamaño.

Día 8: Memory de las emociones de Plantoys

Sobre este juego ya os he hablado largo y tendido (recordad que tenéis una entrada sobre él en el blog). Es un juego de memory recomendado a partir de los 2 años.

Vienen 48 piezas (24 emociones diferentes) y una rueda de cartulina con todas dibujadas. Es un juego maravilloso que nos ofrece multitud de posibilidades.

Día 9: Hix de Moluk

Es un juego de construcción formado por cuatro conos de silicona alimentaria, es un juego apto desde el nacimiento aunque obviamente no empezarán a usarlo para formar las figuras hasta más adelante. Cada cono puede adoptar 4 posiciones diferentes y en la caja vienen muchas propuestas para formar combinándolos entre ellos. Es un juego ideal para trabajar la motricidad fina, la orientación espacial e iniciar a los peques en conceptos de geometría.

Este juego aún no lo hemos estrenado, creo que lo haremos en los próximos meses porque además es un juguete que podrán compartir sin problema el peque y la bebé, algo complejo de encontrar (aunque ya tenemos varias opciones que os iremos enseñando).

Día 10: Circle set de BS toys

Este es un juego complicado de encontrar en nuestro país, hace tiempo vi un post de Pequefelicidad en el que lo enseñaban y me enamoré. Un día lo vimos en una campaña de Bebeboutik (una especie de Privalia con sede en Francia) a muy buen precio y lo pedimos. Es un juego caro, pero la verdad merece la pena.

Se compone de dos pares de semicírculos encajables de madera, en total 24 piezas, con los colores del arco iris con los que se pueden crear infinidad de figuras y construcciones. También trae una caja con 48 tarjetas con propuestas de figuras de diferente tipos, diferenciadas por niveles de dificultad.

Este juego tampoco lo hemos usado mucho aún, os lo enseñaré en profundidad cuando le demos más uso porque se merece una explicación más amplia.

Y hasta aquí nuestra selección para el #10dias10juegos, ¿Cuál ha sido vuestro favorito? ¿Os ha sorprendido alguno? Por supuesto aceptamos recomendaciones 😉

Llaveros con plástico mágico

Hace tiempo que tengo plástico mágico en casa, y había hecho alguna cosita pero la verdad lo tenía un poco olvidado. Estos días lo hemos recuperado para hacer unos llaveros para las educadoras de la escuela infantil del peque y creo que ya no lo guardaremos lejos.

¿Qué es el plástico mágico?

Para l@s que no conozcáis el material son unas láminas en las que se puede dibujar y escribir con rotuladores permanentes (en algunas, como en las de acabado mate, también con lápices de colores) y que, al meterlas en el horno, disminuyen su tamaño, aumentan su grosor y quedan como si fueran una pieza de plástico duro. Es ideal para hacer llaveros, colgantes y otras piezas de decoración, y seguro que para un montón más de cosas que se os puedan ocurrir.

Láminas de plástico mágico

En casa tengo estas tres versiones: en blanco, en transparente mate y en negro. Hay una más, transparente del todo pero esta no la he probado. Nuestra preferida de momento es la mate porque, como he dicho antes, nos permite pintar con lapices de colores y para los peques es mucho mejor.

Os dejo el paso a paso de como hemos hecho nuestros llaveros.

1. En nuestro caso hemos hecho dos piezas: una con un mensaje y otra con la manita del peque. Para hacer las dos, primero he hecho una plantilla que luego he calcado en el plástico mágico con el rotulador permanente (la escrita la hice en digital con la app Canva, y la manita es el contorno de la mano del peque dibujada en un folio)

2. Una vez todo dibujado el peque pintó las manitas con lápices de colores, como veis, él participó en todo el proceso.

3. El siguiente paso es recortarlo todo dejando unos milímetros alrededor, recordad que si queréis colgar las piezas de alguna manera ahora es el momento de hacer el agujerito correspondiente. Con la máquina de hacer agujeros normal queda lo suficientemente grande después como para poner una arandela o pasar un cordón fino.

Os enseño unas fotos para que veáis la diferencia de tamaño antes y después de meter en el horno.

4. Y el último paso es precisamente ese, ponerlas en el horno. En el paquete vienen las instrucciones pero en resumen es precalentar el horno a unos 150 grados y meterlas hasta que queden pequeñas y planas. Es un proceso muy curioso porque se empiezan a deformar y a encoger de forma estraña, pero no os asustéis si esperáis unos segundos se aplanan.

El peque disfrutó de lo lindo en este paso, le encantó ir mirando el horno y viendo como se iban haciendo pequeñas, hasta nervioso se ponía.

Cuando las saquéis, ponedlas rápido en una superficie plana para asegurar que quedan bien, y sobretodo no las toquéis con la mano ¡qué queman!

El resultado es chulísimo ¿No creéis?

Una manera fácil y económica, de hacer un detallito especial y 100% personalizado.

Pintar con agua

Hoy en Instagram os he enseñado esta sencilla actividad que dejará a vuestros peques alucinados, ¿Se puede pintar solo con agua? Claro, simplemente se necesita un poquito de preparación previa así que manos a la obra ¿Nos ayudáis?

Lo primero que tenemos que hacer es elegir nuestro diseño, en nuestro caso hemos elegido un flamenco porque hemos hecho la actividad para complementar el libro “Si yo fuera un flamenco” de la editorial Almadraba. Además, para los más peques es ideal hacer dibujos donde solo haya un color para que no haya mezclas no deseadas (también se podría hacer algo más abstracto donde las mezclas sean bienvenidas, imaginación al poder)

Cuando ya tenemos claro el diseño toca dibujarlo, si no se os da muy bien lo de dibujar no sufrais, vuestros peques siempre lo verán con buenos ojos. Haced el dibujo directamente con rotuladores de los colores con los que queréis que se pinte después y rellenarlo todo de puntos gorditos del mismo color. Yo he elegido un papel para pintar con acuarela porque es más resistente y para esto va mucho mejor.

Una vez tenemos nuestro dibujo hecho toca repasarlo todo con un rotulador permanente negro, es un poco laborioso pero si os lo tomáis con tranquilidad es hasta relajante.

Ahora ya tenemos la actividad lista, toca que nuestros peques entren en acción. Preparamos un pincel con un poco de agua y ¡a pintar!

Los colores que os queden dependerán bastante de los rotuladores que uséis, podéis hacer pruebas antes para ver el resultado que más os gusta, eso sí, lo colores siempre serán suaves, parecidos a unas acuarelas pero el efecto es muy chulo ¿No creéis?

Tribu #losinventosdemama

Hoy he colocado en el blog mi insignia de la tribu los Inventos de Mamá (aún me estoy familiarizando con esto del blog) y me ha parecido un momento ideal para escribir una entrada sobre la tribu.

Como ya sabéis nuestra aventura comienza en Instagram, ahora hace más o menos un año. Durante un tiempo vi como algunas cuentas a las que seguía compartían propuestas con el hashtag #losinventosdemama, me parecieron unas cuentas con propuestas tan inspiradoras que un día me decidí a preguntar. Si os tengo que ser sinceras no recuerdo a quien jeje pero el caso es que no dudé ni un momento en unirme a esa comunidad de mamis creativas, imaginativas y con tantas ganas de compartir.

¿Qué es la tribu de #losinventosdemama? Pues una comunidad que se dedica a crear, inventar y jugar. En la que encontraréis recursos, actividades y un montón de ideas para aprovechar el tiempo con los peques y transmitirles valores tan importantes como el respeto por el medio ambiente, la importancia de la reutilización y el valor de la creatividad.

Yo me uní a la tribu con el #lidmmaceta para celebrar el dia de la Solidaridad

#lidmmaceta

Y desde entonces procuro no perderme la oportunidad de participar en ninguno de sus retos ni de ver las propuestas de todas las mamis (y papi) que participan en ellas.

Si queréis saber más sobre la tribu y conocer un poco a sus componentes podés visitar el perfil de instagram @losinventosdemama o visitar el blog https://losinventosdemama.com ¿Os perderéis nuestras próximas propuestas?

Juguetes DIY

Ayer se celebró el Día Internacional del Juego, y para celebrarlo con vosotros hemos hecho una recopilación de algunos juegos caseros que hemos ido compartiendo con vosotros en Instagram, ya sabeis que somos muy fans de todo tipo de juguetes y materiales pero para jugar y compartir tiempo con nuestros peques no hace falta ni tan siquiera tener juguetes, basta, simplemente con un poco de tiempo e interés.

¿Jugamos?

Juego de las abejitas

Inspirado en el clásico juego de Plantoys, que nos tiene enamorados, fabricamos nuestro propio juego de abejas. Basta con unos pompones, unos ojitos y un poco de plástico para hacer las abejas y unos recipientes de postres que forramos con papel de colores para tener listos los recipientes, ¿fácil verdad? Si le añades una pequeña pinza tiene una versión del juego muy resultona.

Arco Iris Waldorf

Este diy lo hicimos para el reto #lidmarcoiris de la tribu de Los Inventos de Mama (otro día os hablaré largo y tendido sobre ella) Los materiales no pueden ser más sencillos: cartón, pistola de silicona, goma eva y cinta de doble cara.

Cada arco se compone de dos capas de cartón robusto de 6,5 cm de ancho. Con la ayuda de algún elemento redondo, en nuestro caso fue una botella, se le da la forma curva deseada. Después solo es cuestion de ir fijando con la silicona para que nos quede el arco de la abertura que queremos. Según vas avanzando puedes usar los arcos más pequeños como guía. Al estar pegado queda sorprendentemente firme y robusto y mantiene bien la forma.

Una vez tenemos todos los arcos hechos y cortados a la medida deseada solo nos queda forrarlos con unas capas de papel y cola y cubrirlos con la goma eva. El acabado con goma eva es bonito pero creo que sería más práctico y quedaría más duradero pintandolo directamente.

Es una propuesta laboriosa pero el resultado final no nos pudo gustar más.

Caja de encajes

Aprovechando nuestra mesa de experimentación de ikea, un cartón y piezas que teníamos por casa fabricamos un juego de encajes. También se podría hacer directamente en una caja de cartón sin ningún problema.

El proceso no puede ser más sencillo, basta con dibujar los contornos de las figuras que tengamos y cortarlas con un cuter bien afilado. Rápido, sencillo y entretenido.

Botellas sensoriales

Sin duda uno de los juguetes caseros que más opciones nos ofrecen, prácticamente solo necesitas una botella de plástico transparente, ya se pueden hacer de prácticamente cualquier cosa que encuentre por casa, de hecho me guardo la tema para escribir un post más extenso sobre él, de momento os dejo las últimas que hemos hecho.

Las dos primeras son de la cesta de los tesoros que le hicimos a mi sobrina, una lleva pompones y la otra cuentas de madera, son para experimentar el ruido y el silencio. La segunda es una botella de descubrimiento de la primavera, en la que escondidos entre el arroz verde hay objetos que el peque tiene que ir encontrando. Y la última es una botella marina, ideal para la mesa de luz.

Como veis con cosas que tenemos por casa y un poco de tiempo, podemos hacer juguetes muy interesantes, si os habéis quedado con ganas de más podéis pasaros a dar una vuelta por nuestra cuenta de Instagram donde tenemos algunas otras propuestas.

¿Os animáis a probarlas?

Memory de las emociones de Plantoys

Uno de los motivos de abrir este blog es poder compartir con vosotros material que no puedo compartir por Instagram. Hace tiempo que tengo en la cabeza la idea de hacer una sección sobre “rejugar” los juegos, es decir, cómo aprovechar más algunos juegos, ya sea proponiendo adaptaciones para diferentes edades, variantes del juego original o nuevas propuestas utilizando el material que trae.

El juego del que hablo hoy es una joya. Antes de empezar a hablar sobre él me gustaría dejaros unas pinceladas de la marca que lo comercializa, Plantoys, seguro que la mayoría de los que llegaréis hasta aquí la conocéis, y me aventuraría a decir que sois fans de ella y es que desde luego es una marca de juguetes a tener en cuenta. Plantoys es una marca Tailandesa que se caracteriza por su manera de trabajar y los materiales con los que elabora sus juguetes, todo un ejemplo de la producción responsable.

Este juego en concreto es un memory en el que encontramos 12 parejas de fichas de madera con diferentes emociones y una rueda de cartulina con las 12 emociones y sus nombres en inglés.

Contenido del juego

Primeras actividades:

El juego está recomendado a partir de los 2 añitos y con esta edad ya podemos empezar a trabajar algunas propuestas.

Discriminar y relacionar colores. Unas de las actividades con las que podemos comenzar podrían ser en las que trabajamos los colores. Para los más peques se puede empezar con las fichas de los tres colores básicos: rojo, azul y amarillo. Emparejarlas por colores, localizar la de un color en concreto, jugar a que los peques los nombren… son propuestas asequibles a las primeras edades. A medida que van creciendo se pueden ir añadiendo colores, intentando primero que sean fácilmente identificables y jugando con gradaciones y tonos más similares después. La ruleta que viene con el juego también nos puede ser útil para hacer actividades de relacionar colores.

Identificar emociones. A estas edades se pueden empezar también a identificar las emociones básicas, podemos empezar con los conceptos de contento, triste y enfadado. Relacionar las piezas con imágenes reales de las diferentes emociones, jugar a poner caras, identificar y nombrar cada emoción. También podemos utilizarlas para completar la comprensión de libros sencillos sobre emociones, asegurando que los peques identifican las emociones de las que va hablando. Una manera lúdica de empezar a trabajar la educación emocional.

Trabajar la atención y la concentración. Una primera variante para iniciarse en el juego del memory sería jugar a encontrar la pareja, primero con las fichas a la vista. De manera que el peque tenga que localizar la ficha igual a la que tiene. Cuando son un poco más mayores se puede jugar con las fichas del revés de manera que tenga que ir levantándolas para encontrar la pareja. Otras actividad de este tipo serían la copia de patrones. Se le ponen al peque unas fichas (empezar por dos o tres) en un orden determinado que él tiene que repetir debajo.

Cuando son un poquito más mayores:

Potenciar la memoria y la atención. El juego del memory en su versión tradicional es una actividad genial para trabajar la memoria y la atención de nuestros peques. Podemos jugar con más o menos parejas según lo vayamos viendo asequible, recordad que los juegos siempre tienen que tener un punto de reto sin llegar a hacerse pesados por ser demasiado complicados. Otra actividad interesante consistiría en poner varias fichas en la mesa, dejar que el peque las mire bien, después se giran y eliminamos una de ellas, él debe identificar cuál es la que falta. Si movemos las posiciones de las fichas cuando está girado aumentamos la dificultad. También podemos ir colocando una serie de fichas formando una torre delante del niño y pedirle después que monte una torre igual colocando las mismas fichas en el mismo orden al lado. Cuantas más fichas tenga la torre, y el niño para elegir, más difícil es la propuesta.

Para los más mayores.

Identificamos y contextualizamos las emociones. Con niños más mayores se puede profundizar en el trabajo sobre las emociones con muchas propuestas. Por ejemplo, se podría hacer un juego en el que metiéramos dentro de una bolsa un ficha de cada emoción, sin mirar se saca una y se explica alguna situación en la que se haya sentido dicha emoción. En un aula esta actividad se podría realizar por parejas con todas las fichas de modo que los niños sacaran una cada uno y tuvieran que hablar con el compañero que tiene la misma sobre ella, puede ser una buena manera de fomentar la cohesión del grupo, propiciar que se conozcan más entre ellos y crear vínculos emocionales. Otra propuesta interesante podría ser analizar con las fichas las diferentes emociones por las que pasa un personaje de algún cuento, de manera que al final tuviéramos de manera muy visual la progresión emocional del personaje a lo largo de la historia, es una actividad compleja en la que tienen que interpretar las situaciones y trabajar la empatía.

Trabajamos al expresión oral y escrita: Por parejas, uno de los miembros coge una ficha y sin mirarla, se la enseña al otro que tiene que hacer que la adivine, explicándole situaciones en las que aparece dicha emoción o sus características. Otra propuesta, en la que además trabajamos la escritura creativa, sería escribir una historia a partir de una serie de fichas sacadas al azar, de manera que el personaje tuviera que pasar por situaciones que le hicieran sentir cada una de ellas.

Jugamos con el sentido del tacto. Las fichas de este juego tienen relieve así que son ideales para hacer actividades sensoriales de tacto. Las diferencias son bastante sutiles en algunos casos así que se requiere de una cierta destreza y concentración. La primera propuesta podría ser meter una ficha de cada pareja en una bolsa y dejar la otra fuera para que pueda servir al niño de guía. Sin sacar la ficha de la bolsa debe adivinar cúal es, pudiendo tocar también las fichas de fuera. Esta actividad se complica si solo jugamos con las fichas de dentro de la bolsa.

Esto son solo algunas ideas pero seguro que a vosotros se os ocurren muchas más, porque es un material con muchas posibilidades. Si tenéis alguna propuesta más y queréis compartirla no dudéis en dejarla en comentarios.

¡Comenzamos!

Por fin hoy os presentamos nuestro blog. Llevaba tiempo con la idea en la cabeza pero entre unas cosas y otras lo hemos tenido que ir posponiendo, pero todo llega y por fin aquí estamos.

Como ya sabéis nuestra aventura comienza en Instagram y allí seguiremos pero últimamente noto que me falta espacio y hay cosas que me gustaría compartir de una forma que por allí no es posible.

¿Qué encontrareis aquí? Pues básicamente este espacio será un lugar donde daremos las explicaciones extras, seguiremos compartiendo con vosotros las propuestas como hasta ahora pero este medio nos da la posibilidad de explicaros mejor como hacemos determinadas cosas, compartir tutoriales  y consejos y de daros propuestas extras sobre algunas actividades o materiales. Vaya, de profundizar un poco más en algunas de las cosas que os enseñamos.

Así que comenzamos ¿nos acompañarás en esta nueva aventura?